Santi, Irene y Diana

Encontramos a Lorena cuando estábamos desesperados, una madrugada dos días después del nacimiento de nuestra hija Diana.
Diana nació en un hospital privado de Madrid, y en las clases de preparación al parto nos habían dicho que el nacimiento de la niña vendría acompañado de apoyo a la lactancia, y cuidados por parte de un equipo profesional con muchos conocimientos. La realidad fue que nos encontramos muy solos, con información contradictoria por parte de las enfermeras, malas caras, prisas… Y cuando comenzaron los problemas con la lactancia (grietas, dificultades con el agarre, etc.) nadie parecía dispuesto a dedicarnos el tiempo y la atención que un proceso como este necesitan. A todo el mundo le parecía normal el dolor («tienes que hacer callo», decían) y el agotamiento y frustración de los tres (papá, mamá y bebé) era cada vez mayor.
Lorena contestó nuestro mensaje aquella misma mañana y quedamos con ella en nuestra casa el mismo día que nos dieron el alta. Por fin una persona nos dedicaba el tiempo necesario, nos explicaba con paciencia cómo gestionar la lactancia, nos daba alternativas… E incluso aceptó quedarse una noche con nosotros en casa para que pudiésemos descansar.
Ha sido el dinero mejor invertido en mucho tiempo, y le recomendaríamos a cualquiera contar con ella desde el día del parto, o, si también leéis estas líneas hechos polvo en medio de la noche, sufriendo vosotros y vuestro bebé, que la escribáis ahora mismo.
Irene y Santi

SOLICITA ATENCIÓN PERSONALIZADA

info@coalas.es
622 00 58 52

MANTÉNTE INFORMADA

Suscríbete para recibir ofertas y artículos en tu email.