Cuidados del bebé

[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.3.1″]

Antes del parto, los cuidados del bebé no suponían ningún esfuerzo, únicamente necesitabas llevar una vida y alimentación sana y las revisiones necesarias.

Desde el momento del nacimiento, comienzan realmente todos los cuidados para tu bebé y te queremos ayudar con unos consejos que pueden ser muy útiles para esos primeros días.

Cuidados del bebé en el hospital y sus primeros momentos

En sus primeros minutos de vida, el bebé ya tiene sus primeros cuidados médicos para que no haya complicaciones.

Si no aparece ningún síntoma físico y se produce el llanto, se favorece el contacto instantáneo con la piel de la madre o el padre para favorecer el vínculo afectivo y evitar pérdidas de calor bruscas en el neonato.

Una matrona es una importante figura en tu maternidad. Se encargará de asesorarte y acompañarte durante el embarazo, en el propio parto y en el periodo de recuperación post-parto.

En estos primeros momentos es cuando se valora:

Fomentar piel con piel

Desde el nacimiento tu bebé necesita manifestaciones de afecto para sentirse protegido y adaptarse mejor al mundo extrauterino, se recomienda cogerle en brazos, acariciarle, cantarle, mimarle, hablarle.

No hay que tener miedo a “que se acostumbre a los brazos”, los bebés necesitan cariño y afecto, es fundamental para su desarrollo psicomotor y emocional. Los niños no sólo lloran por hambre, también lo hacen porque tienes calor, frío, dolor, sueño, etc.

Secreciones

En ocasiones, la matrona o el ginecólogo limpian las secreciones del bebé con suavidad, aunque es el propio recién nacido el que termina normalmente de expulsar el líquido interno con el primer llanto.

Cordón umbilical

Es el encargado de aportar el oxígeno y los nutrientes que el bebé necesita para vivir. Tras el alumbramiento, se realiza el corte del cordón umbilical y desde este momento, el bebé empieza a respirar por sí sólo.

Test de Apgar

Esta prueba clínica, mide la vitalidad del bebé en el primer minuto de vida tras el nacimiento y a los 5 minutos para ver la evolución de su adaptación al mundo extrauterino.

Se realizan mediciones en cinco signos vitales del recién nacido: El ritmo cardíaco, el esfuerzo respiratorio, la tonalidad muscular, los estímulos o reflejos y la coloración de la piel, que indican que el recién nacido evoluciona favorablemente.

Vitamina K

En estas primeras horas en el hospital, se administra al bebé la vitamina K inyectada, para evitar problemas de coagulación.

Potenciales evocados

Se realiza un test acústico sencillo para descartar hipoacusias o sordera precoz.

Pruebas metabólicas

Son la prueba del talón que nos permite diagnosticar hipotiroidismo congénito, fibrosis quística y trastorno de la función metabólica de los ácidos grasos, de los ácidos orgánicos y los aminoácidos.

Los resultados se envían por correo ordinario al domicilio familiar.

 

Cuidados del bebé en sus primeros días en casa.

Una vez tengas que establecer los cuidados del bebé sin las manos expertas de los médicos en el hospital, es conveniente que sigas unos consejos que te damos para ayudarte en todo lo posible.

Te mostramos una pequeña guía con diferentes aspectos que debes tener en cuenta, ya que muchas de las complicaciones o dudas son muy comunes. Aunque toda esta información, y mucha más, la damos cuando ofrecemos nuestros servicios de Salus a los padres.

Deben confiar en su propio sentido común y en su capacidad para cuidar al bebé. Si la madre se encuentra muy cansada, nerviosa o triste, lo mejor es pedir ayuda al papá, familiar cercano o ayuda profesional.

Es muy positivo pasear al bebé porque ayuda al desarrollo cognitivo, además de que ayuda a la mamá a despejarse, relacionarse y mantenerse más animada.

Recomendamos observar la conducta normal de:

Fontanelas

En la cabeza del bebé hay un orificio natural donde no están los huesos del cráneo. Esta abertura o fontanela, es lo que permite que el diámetro de la cabeza se estreche a la hora del parto para facilitar su paso por el canal.

Se debe tener especial cuidado con esta zona, ya que evidentemente es la zona más sensible de la cabeza de tu bebé.
La fontanela puede ser un indicador de salud para el médico, ya que puede estar hundida o abultada dependiendo si el bebé está deshidratado o cuenta con una presión intracraneal alta.

Las fontanelas se irán cerrando poco a poco en los siguientes meses de vida desde el primer mes hasta los 18 -24 meses de vida para permitir el crecimiento del cerebro dentro de las fontanelas.

Piel

El bebé puede presentar ictericia. Es una coloración amarillenta que algunos bebés llegan a presentar en los días después del parto. No solamente se presenta en la piel, también la parte blanca del ojo puede ponerse de tonalidad amarilla.

La ictericia se produce porque el hígado del bebé todavía no está preparado para asimilar toda la bilirrubina que se produce en el organismo. De todas formas, poco a poco el hígado irá normalizando su funcionamiento y estas coloraciones irán desapareciendo a los pocos días asegurando el suficiente aporte de alimentación para el bebé, bien con lactancia o con leche artificial. Se recomienda el paseo diario desde el alta del hospital para favorecer la absorción de la vitamina D a través de la piel, evitando la exposición directa ni a través de un cristal porque se produciría el efecto lupa.

Es posible que al nacer el bebé presente vello sobretodo en la zona de la espalda y hombros, es de lo más normal y poco a poco lo irá perdiendo.

Es común también que presente diferentes manchas en la piel que irán desapareciendo con el paso de los meses. Estas manchas se pueden presentar en:

La zona del entrecejo conocida como “beso de ángel” de color frambuesa.

La zona de la nuca conocida como “picotazo de cigüeña” de color frambuesa también.

La zona de la baja espalda y las nalgas conocida como “mancha mongólica” de color verde-púrpura.

Son manchas totalmente normales, benignas e irán desapareciendo con el tiempo.

Ombligo

Limpiar el ombligo con agua y jabón y mantener bien seco con una gasa y dejarlo cubierto con otra gasa o intentad dejarlo libre de la zona del pañal doblando los bordes de éste mismo para que la piel respire y el ombligo se seque cuanto antes y cicatrice adecuadamente.

Si lo notáis maloliente, enrojecido o si presenta supuración, se debe consultar con el pediatra.

Genitales

Se tiene que cambiar el pañal inmediatamente después de realizar micción o deposición, o si lleva muchas horas puesto. Puede lavarse con agua y jabón y una esponja natural o con toallitas especiales que no alteran el pH de la piel.

No aplicar crema en exceso y masajear la crema hasta su completa absorción para que permita que los poros de la piel puedan respirar y no estén taponados por la capa de crema.

En las niñas, hay que recordar limpiar de la vulva hacia el ano (de delante a atrás) y nunca al revés, retirando la grasita entre los labios inferiores ya que es una zona donde se acumulan resto de heces por su proximidad al ano, y es posible sufrir hongos, vulvovaginitis o dermatitis del pañal (irritaciones y granitos).

En los niños la limpieza es más fácil, lo único a considerar es cuando su pediatra lo indique (puede variar la indicación desde prácticamente desde el nacimiento o no tocar hasta cumplido el año de vida) bajar el prepucio del glande, sin forzar y sin dar tirones, hasta donde permita la piel y se recomienda en el baño con el agua templadita.

Deposiciones

El número de deposiciones  de un recién nacido es muy variable, y puede ir de una deposición tras cada comida, hasta una cada 10 días en los niños con lactancia materna si el bebé duerme tranquilamente y sigue comiendo sin presentar molestias.

Su aspecto también cambia, al principio son negras y pegajosas (meconio), luego verdosas y más tarde color mostaza con grumos blancos si está alimentada al pecho.

Alimentación

Desde Coalas fomentamos la  lactancia materna, estamos especializadas y asesoramos con la lactancia, y recomendamos que para que te recuperes cuanto antes del parto y puedas dar la mejor leche a tu hijo, deberás tener una buena alimentación. Para ello puedes ver nuestro servicio de coaching nutricional, estamos especializados en la alimentación en época de lactancia y saber que alimentos no interfieren en ella.

Alimentar a tu bebé es una experiencia hermosa que crea lazos únicos, bien sea con lactancia materna o con el biberón puedes también fomentar ese vínculo acariciando, cantándole, mimándole y demostrando todo vuestro cariño además aquí el papá puede disfrutar plenamente de esta experiencia.

Cólicos

Es posible que se presenten cólicos ocasionales por una mala técnica en la alimentación, que hace que al bebé le entre aire en el intestino junto con una inmadurez intestinal propia de un recién nacido que con el tiempo irá mejorando poco a poco.

Es importante evitar usar medicamentos e intentar corregir la causa, mejorando la técnica en la lactancia.

Sacar el aire

Al eructar o ventosear, el bebé expulsa el aire y se sentirá más cómodo. De todas formas, si no eructa no te preocupes. Hay ocasiones donde el bebé no traga aire en exceso y no necesita eructar. Si el bebé ha llorado en exceso, en ocasiones pueden necesitar eructar antes de la toma por el aire que se ha introducido durante el llanto.

Debido al aire ingerido durante la comida, es posible que tu bebé sufra hipo. No te preocupes, le durará unos minutos y es posible que necesite eructar para frenarlo o utilizar el chupete.

Baño

No es necesario bañarlo cada día, por las características de la piel. Los bebés son muy sensibles y les afectan los cambios de temperatura

Utilizar agua a 36º C, se comprobará antes de introducir al bebé, no usar demasiado jabón y mejor aplicarlo en el agua y no directamente sobre el bebé, siempre con un Ph neutro e hipoalergénico. Tras el baño aplicar crema o aceite hidratante.

Debes tener en cuenta las corrientes de aire, ya que la temperatura durante el baño debe ser la adecuada.

Comienza siempre por las zonas más limpias de tu bebé y ve hacia las menos limpias. De esta manera higienizas mejor las diferentes partes del pequeño/a.

No se deben utilizar bastoncillos para limpiar la nariz u oídos, ya que puedes ocasionar daño si no tienes cuidado, con una gasa o tela sería suficiente.

Fosas nasales

Los recién nacidos pueden tener las vías respiratorias obstruidas regularmente y no siempre por mocos. En ocasiones se pueden atragantar con la leche y quedarse en las vías respiratorias. Después de un baño es cuando mejor se libera debido al vapor.

Evidentemente, un bebé no puede sonarse los mocos. ¿Cómo realizar los cuidados del bebé en las fosas nasales?

No se recomiendan los sacamocos, y la mejor forma de limpiar las fosas nasales del bebé es utilizando suero fisiológico, en viales pequeñitos aplicar a presión, ya que ayuda a que los mocos se deshagan, posicionando al bebé de lado y tapando una fosa nasal que queda más arriba y por la otra aplicar el suero, luego cambiar al otro lado y repetir, puede que las secreciones salgan por la fosas nasales o bien luego las traguen y las eliminen por la heces.

Uñas

Deben cortarse cuando la longitud sea excesiva, es decir, cuando sobresalgan de la yema del dedo, puede ser al día de nacer o a los pocos días, no esperes a que se arañe o te arañe a ti mientras está lactando, eso sí, utiliza un cortauñas especial para recién nacidos, corta en forma recta.

Ojos

Sin duda, los ojos son una de las zonas más sensibles en los cuidados del bebé. Se deben limpiar con cuidado y siguiendo desde el principio unas pautas.

Es normal que presenten secreciones siendo bebés. Es importante limpiar bien de legañas los ojos para que no se produzcan infecciones u obstrucciones.

Si el bebé despierta del sueño con los párpados pegados, por las secreciones, retirar las legañas con unas gasas mojadas en suero fisiológico, nunca separar los párpados secos. Limpiar desde el lagrimal hacia el rabillo, haciendo que la suciedad la alejes del interior del ojo. Utilizar una gasa para cada ojo evitando así manchar el otro ojo y evitando extender cualquier infección que pueda presentar. De esta manera higienizas los ojos del bebé de manera eficaz.

Orejas

Después del baño séquele las orejas con una toalla. No utilice bastoncillos, ya que su uso favorece la formación de tapones de cerumen y puede producir lesiones.

Genitales

Se debe tener especial cuidado en la limpieza de los genitales de los bebés, al ser una zona sensible y también para evitar infecciones.

En los niños, a la hora de limpiar la zona si tiene el prepucio cerrado, no tirar la piel hacia atrás, ya que durante los primeros años puede estar adherido al glande y puedes causar desgarros. Limpiar únicamente la zona exterior.

En las niñas, utilizar una gasa con agua y un poco de jabón para limpiar bien la zona de los labios. Siempre de dentro hacia fuera y de delante hacia el ano, para evitar que la suciedad se introduzca dentro. Durante los primeros días suelen tener secreciones mucosas, por lo que deben tener limpia la zona.

Sueño

Te damos unos consejos que pueden ser de utilidad para el sueño de tu bebé y evitar posibles problemas.

  • Poner a dormir al bebé boca arriba en una superficie plana y sobre todo firme, como el de su cuna. Es importante colocarlo boca arriba para reducir el  síndrome de muerte súbita.
  • La cabeza no importa que vaya cambiando de posición durante el sueño, es posible que el bebé pase de estar boca arriba a cambiar de posición.
  • Estar boca abajo ayuda a reforzar los músculos del cuello. Pero únicamente déjale en los cambios de pañal un ratito.
  • El colchón debe encajar ajustado a la cuna para que no queden espacios libres donde colarse.
  • Evitar colocar en la cuna almohadas, ropa de cama poco ajustada y peluches ya que el bebé corre el riesgo de sufrir atrapamiento o asfixia.
  • No se debe abrigar demasiado al bebé para dormir. La ropa es importante que no tenga cordones alrededor de la cabeza o cuello para evitar ahogamientos.
  • Darle un chupete mientras duerme ayuda a evitar la muerte súbita, pero se aconseja no darlo durante el primer mes si la lactancia no está totalmente asegurada. Eso sí, no cuelgues el chupete con una cadenita alrededor del cuello.
  • Es importante establecer unas rutinas de sueño antes de acostarlo, puedes ayudarte de nuestro servicio de salus para indicar unos hábitos saludables de sueño.

 

Llanto

  • Debes tener en cuenta que el llanto es la manera que tiene de comunicarse tu bebé.
  • Una vez que nace, tu bebé pierde la protección ideal que tenía dentro del vientre y siente que ya no está en su medio ideal.
  • Debes entender que no siempre lloran por hambre o sueño. El bebé manifiesta a través del llanto si tienen calor, frío, incomodidad, etc. Poco a poco irás identificando y entendiendo los motivos del llanto de tu bebé.
  • El llanto en el bebé se hace más visible a partir del tercer día de su nacimiento, puesto que ya empieza a perder la somnolencia inicial y manifiesta más hambre.
  • En otras ocasiones, el bebé llorará simplemente por reclamar tu atención, necesita sentirte cerca, poco a poco os iréis conociendo y sabrás gestionar el llanto de tu bebé.
  • Estos, son sólo algunos de los consejos que te damos para los cuidados del bebé, te daremos muchos más. Verás que poco a poco los padres iréis perdiendo las inseguridades y la relación de confianza con el bebé irá creciendo.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

SOLICITA ATENCIÓN PERSONALIZADA

info@coalas.es
622 00 58 52

MANTÉNTE INFORMADA

Suscríbete para recibir ofertas y artículos en tu email.